650_1000_b_b4odmu4aexqbl

Samsung tiene ante sus manos gran parte de la solución a sus problemas, había subido tan alto que parecía complicado que un teléfono como Samsung Galaxy S5 no le fuera a responder en ventas y consideración, parecía que todo tenía que seguir adelante por la propia inercia. Un gran producto, posiblemente poco culpable de que los coreanos hayan caído tanto en las ventas durante 2014, pero sí es un estandarte de todo un catálogo, que cada año es más difícil de renovar.

La responsabilidad pasa ahora a dos teléfonos: Samsung Galaxy S6 y S6 Edge. Se continua con la estrategia iniciada con la familia Galaxy Note, con dos productos bajo una misma base. La principal diferencia está en la tecnología de pantalla, que permite crear un diseño especial, introducir la curvatura en un mundo donde las líneas rectas son norma.

S6 Edge, la responsabilidad del cambio

Con Edge, la apuesta es arriesgada – siguen teniendo un S6 más convencional -, pero es lo que se le pide a Samsung, que innove, que aporte algo más gracias a sus equipos de investigación, desarrollo y producción de tecnología. De otra forma, la competencia Android los iba a seguir devorando con soluciones parecidas, incluso más atractivas: podéis echar un vistazo a la renovación del One por parte de HTC, y lo que se avecina por parte de Sony o LG.

La diferencia la marca la pantalla, su tecnología, que permite crear un teléfono diferente

Durante semanas se ha estado filtrando mucha información sobre los teléfonos, no nos imaginábamos otro escenario, pero es una realidad que hasta que no se presenta y se conocen muchos de los detalles que conforman el producto, no se pueden sacar mayores conclusiones.El principal elemento que podemos destacar en el Samsung Galaxy S6 Edge es la pantalla. Lógico, condiciona a todo el equipo, y también es la novedad estrella. Su tamaño es de 5,1 pulgadas, con una resolución de 2.560×1.440 píxeles. No es posible de otra forma, para conseguir la curvatura se emplea un panel Super AMOLED.

Si ya nos acostumbramos a la curvatura del Note 4 Edge, aquí se presenta por partida doble, en cada lateral. El resultado es el de una pantalla que parece sobresalir del conjunto, sin perder toda la calidad que Samsung ha demostrado que puede crear.

Con la asimetría en el Note 4 Edge parece que falta algo, en el nuevo S6 Edge tenemos la certeza de que el diseño es más contundente, que la idea original está conseguida

Que haya pantalla en los laterales del teléfono también implica que hay nuevas funcionalidades que la aprovechen, otra cuestión es si realmente son prácticas – hay mucho camino que recorrer aquí -. Muchos son los que opinan que la implementación de la curvatura en pantallas de dispositivos móviles es más acertada en LG. El mejor ejemplo, LG G Flex 2.

3 1

En cuanto a materiales, nos podemos olvidar del controvertido plástico. Aquí hay aluminio y cristal confeccionado con Gorilla Glass 4. Cristal para la zona delantera y para la trasera, y aluminio para el chasis del teléfono, que se deja ver por los bordes. Las tomas de contacto en el feria lo describen como el teléfono mejor construido por Samsung en su historia.

Como podréis comprobar en las imágenes con las que vamos a ir ilustrando el anuncio, hay mucho colorido acompañando a la elegancia del nuevo producto (blanco, negro, dorado y verde.). Creo que el equilibrio está muy bien conseguido y va a reclamar la atención de un grupo muy amplio de personas.

Las dimensiones del equipo son de 142,1 x 70,1 x 7,0 milímetros, con un peso de 132 gramos, menos que el modelo normal. Hay espacio para una batería de 2.600mAh, algo mayor que en el modelo S6. Por si os estabais preguntando por su resistencia, aquí no hay posibilidad de mojarlo.

Hardware Exynos, de la casa

El Galaxy S6 Edge utiliza un chipset de ocho núcleos de la propia Samsung. No se habla del modelo concreto, pero sí se anuncia que rendimiento es un 20% superior al del Galaxy S5. El Exynos está bien flanqueado por 3GB de RAM (LPDDR4).

Otro detalle importante es el soporte LTE en categoría 6. Por ahora no hay rastro de Qualcomm en la presentación, ni se le espera en alguna de sus variantes alrededor del planeta.

Pasando a las cámaras, el módulo principal es de 16 megapíxeles, con estabilización de imagen en la óptica y capacidad para grabar en formato 4K. La lente tiene una apertura máxima de f/1,9. Si nos vamos a la cámara frontal, tenemos un sensor de 5 megapíxeles. Samsung presume de rapidez en el accionamiento, dice que solo son necesarios 0,7 segundos para tenerla lista.

Para el estreno de un teléfono tan importante no esperamos otra cosa que la última versión del sistema operativo de Google, es decir, Lollipop. Aparece vestida con TouchWiz, en un rediseño más ligero de lo habitual, más cercano al Material Design que nos vende Google.

Samsung Galaxy S6 Edge, en Abril

El teléfono – las dos versiones – se venderá a nivel mundial a partir del 10 de abril, habrá posibilidad de elegir entre 32, 64 y 128GB. Como puede parecer lógico, el modelo convencional se venderá de una forma más importante que el Edge, que tendrá un precio mayor.

Interesante conocer – aunque esperado – que habrá una versión de Gear VR para los nuevos teléfonos.

Precios del Samsung Galaxy S6 Edge: 849€ por el de 32GB 949€ por el de 64GB 1049€ por 128GB

Anuncios