650_1000_2

Gionee es uno de los fabricantes chinos de teléfonos a los que no hay que perder de vista, posiblemente no tenga intención de sacar pronto sus productos en Europa, pero están mejorando mucho su oferta, con mucha tecnología propia y diseño.

Su nuevo producto, presente en el Mobile World Congress, es el Gionee Elife S7. Esta vez no hay relación entre nombre y grosor, que es de 5,5 milímetros, uno de los teléfonos más delgados del mercado, casi al nivel del Oppo R5. Por ahí hay otras marcas chinas jugando a lo mismo, como Coolpad o Vivo.

Son niveles de delgadez prácticamente inapreciables en los que se mueven estas marcas, y nos descubren que son capaces de crearlos sin olvidarse de unas buenas prestaciones, lo que no nos queda tan claro es si hay realmente un interés por un producto tan delgado. Muchos pensamos que por un poco más, hay bastante que ganar en batería.

Gionee Elife S7 (1)

Por lo pronto tenemos una pantalla de 5,2 pulgadas con resolución Full HD y tecnología AMOLED. Para el chipset se ha elegido a MediaTek, concretamente un 6752 de 64 bits – ocho núcleos -, con 2GB de RAM y 16GB de memoria interna.

Gionee presume de llegar a un par de días de autonomía con un teléfono tan delgado, 5,5 milímetros

Posiblemente lo más interesante es encontrarnos con una batería de 2.750mAh, que no es una maravilla, pero si es un tamaño decente para el grosor.

Gionee-Elife-S7.jpg

En Gionee presumen de mejor autonomía que en teléfonos anteriores – también muy delgados, incluso más -, gracias a la utilización de una pantalla que consume un 25% menos. También hay tecnología desarrollada por Freescale que mejora la gestión de los estados de reposo, no tenemos demasiada información al respecto

También es destacable ver que han incluido cámaras de 13 y 8 megapíxeles. El teléfono está construido en aluminio, y pesa solo 126,5 gramos. No nos olvidamos que estamos ante un teléfono con doble SIM, conectividad LTE, y especial cuidado por la calidad de sonido, con chips dedicados.

4 3

El Gionee Elife S7 se pone a la venta el 18 de marzo en Macao, para luego estar disponible en el resto de China, también en la India. Su precio al cambio es de unos 400 euros, algo alto para lo que estamos acostumbrados a ver que sale de China.

Anuncios