Una vez que los nuevos phablets de Samsung son una realidad en el mercado, ya han comenzado a conocerse algunos rumores sobre lo que es posible que se incluya en la siguiente hornada de teléfonos de gama alta de la compañía coreana. Pues bien, un modelo que a buen seguro que llama la atención en lo referente al diseño es el Samsung Galaxy S7 Edge, del que se han publicado unos vídeos.

Lo que se reproduce en estos son creaciones conceptuales que muestran cómo podría evolucionar el nuevo modelo con pantalla curva en los dos laterales del teléfono. Para ello se han basado tanto en el diseño del dispositivo que fue presentado en el Mobile World Congress de Barcelona de este año como en lo que se espera que sea incluido. Un ejemplo es que, por ejemplo, se puede ver que en el frontal de la recreación del Samsung Galaxy S7 Edge se aprecia claramente dos altavoces. Esto es algo que desde hace mucho tiempo esperan los usuarios y, lo cierto, es que no se ve nada mal como queda.

ampoco es descabellado pensar que el nuevo Samsung Galaxy S7 Edge tendrá el nuevo puerto USB tipo C, que es obvio que por él pasa el futuro de la conectividad universal en los terminales móviles con Android (y en el resto de equipos que utilizan esta interfaz de conexión). Este, eso sí, se mantendría en la parte baja del terminal junto al puerto de auriculares. Aquí también de aprecia que se sigue confiando en el botón Home frontal, donde estará  integrado el lector de huellas.

Evolución de algunos componentes

Lo cierto es que es de esperar que algunos componentes claves del Samsung Galaxy S7 Edge difieran del que ahora mismo está en el mercado. Aparte del procesador (del que se cree que dos tipos de SoC serán utilizados, uno de la propia compañía y el otro un Snapdragon 820), la cámara verá una mejora sustancial respecto a la que ahora mismo se tiene -que ya es muy buena, todo hay que decirlo-. El caso es que si  se consigue lo que se ve en los vídeos, habrá que felicitar a Samsung, ya que por un lado se sube a los 21 megapíxeles de resolución y, por el otro, se consigue integrar en la carcasa sin que esta sobresalga, por lo que se diría adiós a la poco atractiva joroba.

Aparte, se espera que en el Samsung Galaxy S7 Edge se integren 4 GB de RAM, algo que daría continuidad al modelo de pantalla de 5,7 pulgadas que ahora hay en el mercado. Por cierto, que no es de esperar que la resolución del panel AMOLED mejore, ya que por el momento no hay necesidad debido a que su calidad y densidad de píxeles es más que suficiente (como mucho, se reduciría el consumo de este componente, siendo esto algo esencial).

El caso es que la rumorología sobre el Samsung Galaxy S7 Edge ha comenzado y, lo cierto, es que es normal ya que este es un terminal atractivo y diferente. ¿Esperáis mucho de este modelo con pantalla curva?

 

Anuncios