news_151008

Hubo un momento en el que se pensó que el mercado de la telefonía móvil era tan próspero que habría para todos y de forma indefinida. La cruda realidad ha mostrado algo totalmente diferente. Vivimos en un momento en el que antiguos titanes como Nokia y Siemens han desaparecido del mapa, y gigantes como HTC o Sony comienzan a notar la saturación del mercado en el aparecen actores hasta debajo de las piedras.

Tras el fin del acuerdo comercial con el gigante de las redes, Ericsson, Sony Mobile comenzó su andadura en solitario con un futuro más que prometedor. En estos años hemos visto diseños innovadores, sensores en móviles capaces de rivalizar con una cámara compacta y la posibilidad de sumergir nuestro móvil, algo impensable hace años. No obstante Sony Mobile no pasa por buen momento, y así lo ha recordado el CEO de la compañía Kazuo Hirai.

El directivo de la compañía japonesa ha dado un año de margen a la división móvil de Sony para que comience a generar los beneficios esperados. En caso contrario, los cambios comenzarán a sucederse, aunque en ningún momento se ha insinuado la posibilidad de cesar la actividad móvil en caso de no producirse resultados.

Lo cierto es que Sony Mobile sigue lanzando una gama de smartphones muy a tener en cuenta. Hace un mes, durante el IFA de Berlín, la compañía sorprendía con su nueva gama Xperia Z5, un trio de terminales en los que la compañía tiene mucha confianza y que esperan sea el revulsivo que necesitan.

A día de hoy, la cuota de mercado de Sony Mobile en Japón no llega al 18%, mientras que en otros mercados como Estados Unidos, su cuota no pasa del 1%.

Anuncios