Desde que se empezaran a recoger las primeras noticias relacionadas con las explosiones de algunos de los terminales Galaxy Note 7 de Samsung, seguramente que ya estaba la compañía coreana buscando la causa del problema para intentar encontrar una solución que remediara temporalmente todas esas unidades que se encuentran en la calle y que pueden ocasionar bastantes problemas.

Y finalmente, después de todas esas noticias relacionadas con el programa de sustitución y demás, Samsung ha dado con una solución temporal a través de una actualización OTA para el Galaxy Note 7 que permanentemente limitaría la capacidad de la batería al 60%. Lo que significa es que los dispositivos pararían de ser cargados cuando llegaran al 60% de su capacidad de batería, lo que, presumiblemente, mantendrá la densidad de energía a un nivel seguro.

Al mantener la densidad energética a un nivel seguro y prevenir que el fenómeno del cortocircuito se reproduzca, Samsung ha dado finalmente con el kit de la cuestión para que no se sufran más explosiones mientras se van sustituyendo todas las unidades defectuosas que se pudieran encontrar ahora mismo en la calle.

Según una fuente, Samsung habría puesto un anuncio en Seoul Shinmun, un periódico de gran tirada de Corea del sur, anunciando el plan. La compañía estaría trabajando con operadoras coreanas para preparar la actualización, que estaría planeada su despliegue para el 20 de septiembre. Korea Times especula que la actualización también animaría a los usuarios a sustituir su dispositivo por uno nuevo.

La medida está creada para que el usuario no sufra ninguna de las consecuencias que hemos conocido por los distintos casos que han sonado por todo el planeta. Lo único que se desconoce es si la actualización será desplegada a otros mercados.

Esta solución limitará la capacidad del Note 7 a cerca de los 2.100 mAh, lo que mantendría el terminal seguro para aquellos que todavía insisten en usar sus teléfonos.

Anuncios