No todo son curvas, la flexibilidad también es algo a tener en cuenta en lo que se refiere a pantallas. Hace unos años, en el CES 2013, Samsung nos sorprendía con sus avances en pantallas flexibles con YUOM, a modo de demostración de que estaban dedicando parte de su trabajo a avanzar en esto, pero ha sido ahora cuando Samsung ha confirmado que prepara la venta de un teléfono flexible en 2018.

Así, pese a patentes, demostraciones y haberse hablado de ‘Project Valley’ dos dispositivos para 2017, no ha sido hasta ahora cuando desde la marca han confirmado de manera oficial que sí, que su idea es vender un terminal flexible. Y no sólo eso, dan una buena pista más al referirse a la familia en concreto a la que pertenecerá el smartphone, lo cual no deja de ser también curioso en cierto modo.

Dando la nota más que nunca

La información la publica Bloomberg de la mano de Associated Press, quienes recogen las declaraciones de Koh Dong-jin, presidente de la división móvil de Samsung Electronics. Koh explicaba que como jefe del departamento podía asegurar que el objetivo de Samsung es lanzar un terminal con pantalla flexible el año que viene.

Cuando podamos superar algunos problemas de manera segura lanzaremos el producto [el smartphone con pantalla flexible]. […] Tenemos el plan de adoptar la pantalla flexible en nuestra hoja de ruta.

No obstante no es algo seguro pese a la determinación que muestran, dado que explican que aún han de solucionar algunos problemas (sin especificar de qué naturaleza), y esto será lo que determine la fecha final del lanzamiento. De hecho ya vimos lo que decía uno de los ingenieros de Samsung Display al respecto, hablando de que como mínimo no habría productos hasta 2019 porque la tecnología tenía que madurar, además de tener que poner en marcha un proceso de producción en masa de un terminal con esta características no parece que vaya a ser sencillo.

Pero además de la pantalla, ¿sabemos más características? No directamente, pero lo que si ha dicho Samsung es que se tratará de un móvilde la gama Galaxy Note. Terminales que, como hemos visto recientemente con elSamsung Galaxy Note 8, llevan lo más potente en hardware, además del S-Pen y alguna mejora con respecto a los Galaxy S que les preceden (al menos en ocasiones), por lo que sería otro buque insignia de la compañía (y con una fecha de lanzamiento que sólo por timingprevio ya se ubicaría en la segunda mitad del año).

Remendando y reforzando, pero no olvidando

Este año las líneas Galaxy S y Note guardan una estética muy similar, con un frontal clonado y una trasera casi pareja salvo por la doble cámara del Note 8. La dupla de los Galaxy S, además, conlleva que uno de los dos sea mayor, acercándose más a su primo el Note y dejando cada vez más en el pasado una de las diferencias entre estas gamas que era el tamaño, con unos Note considerablemente más grandes que el S coetáneo.

Tras un Note 7 muy accidentado y con estas similitudes la idea de que la gama Note peligre no es del todo descabellada, pese a que tiene sus fans y que sigue manteniendo ese S-Pen que sólo un Note es capaz de integrar en su chasis. No obstante, el de este año llega con algo que habríamos esperado en los S8, esa doble cámara, y si para el año que viene la jugada clave es la pantalla flexible ya habría un reclamo bastante potente, teniendo en cuenta que como decíamos los Note suelen ir con lo más potente de electrónica.

 


En cuanto al anuncio de la compañía, el presidente ha explicado además que están trabajando con Harman en el desarrollo de un sistema de altavoces con inteligencia artificial. Todo esto, por cierto, el día grande de los terminales de Apple, casualmente.

Anuncios