BlackBerry decidió hace un tiempo que lo mejor para no desaparecer del todo del segmento móvil era ceder sus derechos a la china TCL. Desde entonces hemos visto cómo la marca ha logrado hacer bastante ruido con teléfonos como KEYONe y ahora podría repetir jugada de nuevo con el lanzamiento de Motion, un terminal que bien se puede considerar un sucedáneo del mencionado smartphone pero sin su distintivo teclado físico y con una batería muy generosa.

Esta segunda prestación es posiblemente una de las más atractivas del teléfono y es que el terminal cuenta con un módulo amplio, de 4.000 mAh de capacidad, con el que será muy fácil completar la jornada del día sin necesitar buscar un enchufe. Esta batería se combina con un procesador Snapdragon 625, 4GB de RAM y 32GB de almacenamiento; en el frontal luce una pantalla de 5,5 pulgadas (1080p) y un lector de huellas mientras que en la espalda destaca la cámara de 12 MP (no, aquí no hay doble sensor que valga). Motion es además resistente al agua y al polvo, contando con la certificación IP67.

El software seguro que te resulta familiar. El terminal cuenta con una versión personalizada de Android 7.1, en la que encontrarás las habituales aplicaciones enfocadas a la seguridad destinadas a convertirlo en una buen opción también en el sector de la empresa.

Si tienes claro que este es tu teléfono, tenemos que avisarte que por el momento te va a tocar esperar. El smartphone solo asomará por el momento en mercados de Oriente Medio (incluyendo Arabia Saudí y los EAU), con un precio equivalente a los 460 dólares/392 euros. Suponemos que después se paseará por otros escaparates en busca de aquellos que aún se mantienen fieles a la marca (aunque sea sin ofrecerles su característico teclado, claro).

Anuncios